12 de agosto de 2022

Ya está confirmado que VMware Fusion 22H2 te permite ejecutar Windows 11 en macOS

El último lanzamiento de VMware Fusion 22H2, todavía en fase previa, ya puede ejecutar Windows 11 oficialmente sobre ordenadores Mac, ya sea sobre arquitectura Intel o Apple Silicon. Este soporte ha llegado gracias a que se han introducido en la solución de virtualización algunas características necesarias para poner en funcionamiento el último sistema de Microsoft, pudiéndose destacar aquí el soporte de Trusted Platform Module (TPM) 2.0 y la adición del driver Windows Display Driver Model (WDDM) para los gráficos en 2D.

La otra gran novedad de VMware Fusion 22H2 para macOS es la puesta a disposición de un único binario para Intel y Apple Silicon, lo que elimina por parte del usuario la comprobación de qué arquitectura de procesador está usando para proceder a descargar el instalador correspondiente.

La compañía explica en su blog oficial que “las organizaciones que implementan Fusion en masa pueden usar el mismo activo para las Mac existentes y las nuevas que están bajo administración”. El soporte para ejecutar Linux en máquinas virtuales también ha sido mejorado al haberse agregado aceleración de gráficos 3D a través de hardware y soporte de OpenGL 4.3, si bien para aprovechar eso se requiere como mínimo de la versión 5.19 del kernel, que se encuentra en las últimas fases de su desarrollo, y de Mesa 22.1.3 o posterior.

Eso sí, desde VMware avisa que las versiones 20.04.04 y 22.04 de Ubuntu no arrancan, así que en estos momentos se encuentran trabajando para resolver los problemas encontrados. Como últimas novedades importantes de VMware Fusion 22H2 para macOS están el modo de cifrado rápido, que se encarga de cifrar “las partes más críticas del espacio de almacenamiento local de la máquina virtual” para así mejorar el rendimiento a la vez que se “proporciona un enclave seguro para datos confidenciales”, además de la generación y almacenamiento automático de la clave de cifrado.

Windows 11 ha sido criticado por sus excesivos requisitos, no tanto a nivel de potencia como de características incluidas en la placa base. Movimientos como ese han dejado oficialmente fuera a equipos que van sobrados de potencia para ejecutarlo y están siendo una piedra en el camino para algunas soluciones de virtualización, si bien VMware Fusion, a día de hoy, va por detrás de Parallels en el espectro Mac.