3 de diciembre de 2022

Se generó una inestabilidad de las criptomonedas, incluso stablecoins como LUNA o UST pueden perder su valor en total

El momento ha llegado, las criptomonedas han empezado a romper los corazones de aquellos que habían apostado por ellas. Sí, ese futuro brillante que prometían parece haberse convertido en un agujero negro que les mira fijamente desde el abismo. ¿Qué es lo que ha ocurrido? Demasiado y vamos a verlo todo detenidamente.

A lo largo de las últimas semanas las tendencias de las criptomonedas no han estado a la altura de las expectativas. De hecho, millones de usuarios habían empezado a publicar en redes como Twitter o Reddit que la situación se empezaría a complicar en los próximos días. Así ha sido y ahora la situación es la peor imaginable.

Y, es que, hay que entender que en el mundillo de las criptomonedas existen muchas variables y no todas las divisas electrónicas tienen la misma repercusión o valor. Existen las shitcoins que son, por decirlo de alguna manera, monedas nuevas y que casi no tienen importancia salvo por el hecho de que resultan graciosas.

Las que llevan la batuta son las stablecoins y, entre ellas, también tienen categorías según su valor o el entramado que tienen detrás destinado a sostener las fluctuaciones en los precios. Lo que nadie se espera es que el mundo real afecta a su pequeña gran burbuja de dinero virtual donde todo siempre está en alza.

Se podría decir que el culpable indirecto ha sido Estados Unidos o, mejor dicho, la situación económica que está atravesando el país debido a la inflación y a la subida de los diferentes tipos de intereses. En el mundo real esto ya ha tenido repercusión, la bolsa ha caído también en picado durante los últimos días.

Tras este pequeño contexto vamos a lo que nos atañe, la caída en desgracia de LUNA y UST. Siendo la primera una stablecoin que nace de Terra, siendo este un ecosistema que se basa en las cadenas de bloques y cuyo cometido es emitir establecoins. Vamos, no tiene ningún tipo de lógica; aunque los amantes de estas monedas virtuales crean que sí.

Terra tiene su propio token que es el que sirve como aval para el resto de divisas. Pero que, al mismo tiempo, es una criptomoneda con la que se puede operar y que, lógicamente, también se ve afectada por cualquier tipo de situación externa como lo que está ocurriendo en Estados Unidos.

Teniendo en cuenta todo esto, estamos ante una plataforma, Terra, que dispensa stablecoins y tiene las suyas propias, UST, que pueden ser afectadas por la inflación ya que estas, en teoría, han de tener una equivalencia al valor real de una moneda a la que estén asociadas y que en este caso es el dólar.

-¿Dónde entra LUNA?

Stablecoin es un token que sirve como promesa para que los inversores puedan jugar con las criptomonedas. El funcionamiento es el siguiente. Si, por ejemplo, tienes 10 UST y LUNA cuenta con un valor de 5 euros; obtendrías 2 LUNA que luego podrías vender para obtener 10 euros.

Vamos, que cuando quieres UST tienes que usar LUNA y si quieres recuperar tu dinero también has de usar este sistema. Además, al cambiar LUNA esta se destruye y, por lo tanto, se generan situaciones de oferta y demanda. Lo que ha ocurrido es que Terra introdujo cambios como el hecho de que una parte de LUNA no se destruyese.

-¿Por qué ahora no se destruye?

Porque la empresa guarda estos fondos para comprar bitcoin. Haciendo que empezase un círculo vicioso debido a lo mencionado al principio de estas líneas. Al hacerse con bitcoin y encontrarse con caídas en el mercado, el precio de LUNA se registró prácticamente al mismo nivel que el precio de UST.

Tras esto empezó a bajar y, claro, ya no tenía ningún sentido la equivalencia y la conversión. Además, el hecho de retiradas millonarias durante estas semanas y de un mercado a la baja consiguió que la presión sobre LUNA se hiciese todavía mayor con lo que el fondo que almacenaba el bitcoin comprado empezó a vender.

La venta que se generó fue para tener activos para la compra de LUNA y hacer que vuelva a tener una equivalencia real con UST, para así mantener el hecho de que esta divisa esté cerca al dólar estadounidense. Pero esto no fue posible, bitcoin siguió desplomándose y, por lo tanto, el precio de venta no consiguió ser suficiente para una compra monstruosa de LUNA.

Entonces nos encontramos con que bitcoin está por los suelos, LUNA está por debajo de UST y Terra no sabe qué hacer porque todo está en caída libre. Ante tal situación la reacción por parte de esta compañía fue la de paralizar completamente todo su entramado, haciendo que se cancelasen las diferentes transferencias de esta divisa.