9 de febrero de 2023

Ryzen 7000X3D estará optimizado por Windows 11

AMD presentó hace un par de días los nuevos Ryzen 7000X3D, una nueva generación de procesadores de alto rendimiento para escritorio que utiliza la arquitectura Zen 4 y que recurre a la caché L3 apilada en 3D para mejorar el rendimiento. Como sabrán nuestros lectores habituales, este tipo de caché puede marcar una diferencia sustancial en ciertas aplicaciones, juegos principalmente, pero su impacto depende de las particularidades y de la optimización de cada juego en concreto.

Los Ryzen 7000X3D mantendrán el diseño de la generación anterior, lo que quiere decir que la primera unidad CCD, compuesta por 8 núcleos y 16 hilos, tendrá 32 MB de caché L3 y 64 MB adicionales apilados en 3D. El Ryzen 7 7800X3D solo tendrá una unidad CCD, pero los Ryzen 9 7900X3D y Ryzen 9 7950X3D tendrán dos unidades CCD activas, así que contarán con 64 MB de L3 (32 MB por unidad CCD) y otros 64 MB apilados en 3D en la primera unidad CCD.

Tener caché L3 3D apilada en una única unidad CCD supone que los procesos que se ejecutan en esa unidad se benefician de un mayor rendimiento, ¿pero?, ¿qué ocurre con los procesos que se desarrollan en la segunda unidad CCD? Pues que ese beneficio desaparece, una realidad que ha confirmado Scott Stankard, de AMD, quien además nos ha dejado un dato muy interesante, y es que para compensar esta situación han dotado al segundo bloque de núcleos de unas mayores frecuencias de trabajo.

Con esa estructura, la primera unidad CCD de un Ryzen 7000X3D sería la ideal para mover juegos de forma óptima, ya que tiene núcleos e hilos suficientes (8 núcleos y 16 hilos) y suma 96 MB de caché L3, mientras que la segunda unidad CCD tendría menos caché L3, pero funcionaría a una velocidad mayor, lo que significa que sería mejor para ejecutar aplicaciones que dependan más de la frecuencia de trabajo.

Debido a esa particular división, AMD ha confirmado que era imprescindible contar con optimizaciones a nivel de sistema operativo, y también es fundamental optimizar en juegos para que puedan aprovechar esa estructura y para que sepan qué unidad CCD es mejor utilizar en cada momento. Sí, estoy segundo de que esto os recuerda al Thread Director de Intel y a la división en núcleos P y núcleos E de los Alder Lake-S y Raptor Lake-S, el enfoque es similar, a pesar de sus importantes diferencias.

En AMD han trabajado con Microsoft y con los desarrolladores para implementar esas optimizaciones, y parece que para poder aprovechar al máximo un Ryzen 7000X3D será necesario contar con Windows 11. Obvia decir que todo esto debería tener también efectos positivos en el rendimiento de los Ryzen 7000 bajo Windows 11.