6 de diciembre de 2022

Microsoft está por dejar de dar soporte a la versión 8.1 de Windows, este es el significado que tendrá para sus usuarios

La era de Windows 8 parece que está llegando poco a poco a su fin. Microsoft ha anunciado que va a dejar de dar soporte al hermano mayor de Windows 8 (cuyo fin fue en 2016), Windows 8.1, el 10 de enero de 2023.

La compañía también ha anunciado que los usuarios verán una notificación de actualización de Windows 8.1 a partir de julio para notificarles el fin del soporte de Microsoft. Y es que, como cualquier producto, todo tiene su fin y pese a haber sido una versión muy estable, toca decir adiós.

Según hemos podido saber, la compañía está ahora mismo muy focalizada en Windows 11, que ya todos conocemos sus pros y contras y en última instancia, Windows 10. Además, de esta forma, al avisar con tanta antelación, evitan una fuga de usuarios a Linux o macOS en una toma de decisiones rápida.

Recordemos que Windows 8.1 fue bastante criticada por su diseño de interfaz y con el tiempo no ha sabido resolver este problema. Por ello, Microsoft necesitaba una nueva versión y atraer a los usuarios que habían abandonado Windows por sistemas operativos alternativos, lanzando las versiones 10 (2015) y 11 (2021).

-¿Qué es lo que significa esto para los usuarios que tienen Windows 8.1?

Como ya hemos podido ver con las actualizaciones del sistema operativo a iOS 16, Apple deja de dar soporte a algunos terminales y esto supone cese de actualizaciones y, por lo tanto, menos seguridad.

Con Windows ocurre igual. Al finalizar el soporte para el sistema operativo, Microsoft ha enviado una clara señal a los usuarios de Windows 8.1.

Estos dejarán de recibir actualizaciones de seguridad y otras relacionadas de Microsoft. Es posible que aún puedan utilizarlo, pero su productividad probablemente se verá afectada en un entorno inseguro. Además, las aplicaciones vitales de Microsoft dejarán de ser compatibles con Windows 8.1.

Por ejemplo, si aún utilizas Microsoft 365 en Windows 8.1, dejarás de recibir las actualizaciones de la aplicación de Office, incluidas las características, las correcciones de errores y otras actualizaciones. Además, Microsoft dejará de ofrecer un programa de actualización de seguridad ampliada (ESU) para Windows 8.1 después de la fecha asignada. Por ello, se recomienda encarecidamente a los usuarios de Windows 8.1 que se actualicen a Windows 10 u 11 para evitar problemas de rendimiento y experiencia de usuario en el futuro.