12 de agosto de 2022

Mejora tu privacidad y seguridad en la red gracias a las Opciones de Internet

Navegar por Internet se ha convertido en una de las acciones más cotidianas que solemos realizar con nuestro ordenador. Pero detrás de algo tan sencillo como abrir el navegador e introducir una página web, tiene detrás un amplio conjunto de opciones y factores que podemos controlar previamente desde nuestro PC con Windows 10 y Windows 11.

Pese a que el uso de Internet Explorer es prácticamente inexistente, el menú Opciones de Internet dispone de diferentes apartados relacionados con la seguridad y privacidad en la red que merece la pena conocer.

-¿En qué se basan las Opciones de Internet?

Las opciones de Internet en Windows es un subprograma perteneciente al Panel de control que nos permite administrar los niveles diferentes opciones relacionadas con la conexión y la navegación en la red. Desde aquí vamos a poder manejar todos los parámetros de Internet Explorer, permitiendo configurar cómo podemos acceder a las distintas páginas web, así como tener controlada la seguridad y la privacidad de nuestra conexión.

Nos puede resultar de gran utilidad para controlar el uso de las cookies, bloquear el acceso a determinadas páginas web, el bloqueo de terminados contenidos, la seguridad ante determinadas páginas, etc. Es por ello que la gestión de estos detalles que puedan parecernos básicos nos va a permitir cierto grado de protección de nuestra información.

-Aspectos que podemos configurar

Cuando abrimos la ventana de Opciones de Internet nos encontraremos con una serie de pestañas como son: ‘General’, ‘Seguridad’, ‘Privacidad’, ‘Contenido’, ‘Conexiones’, ‘Programas’ y ‘Opciones avanzadas’. Cada uno de estos apartados cuenta con una función específica y si bien su apariencia puede variar en función de si usamos Windows 10 o Windows 11, el modo es el mismo para todos.

Pese a que Internet Explorer no se encuentra disponible en Windows 11 seguimos teniendo acceso a las Opciones de Internet, de manera que podamos realizar configuraciones de los parámetros de la red y no solo del navegador. A continuación, vamos a repasar las diferentes pestañas que encontramos y qué podemos configurar desde cada una de ellas.

-General

Este apartado sí que cambia bastante según estemos utilizando Windows 10 o Windows 11, por lo que vamos a tratar ambos por separado para poder ver bien cada una de sus características.

-En Windows 10

Desde aquí vamos a poder configurar diversos aspectos generales del navegador Microsoft Edge para lo cual dispondremos de cinco secciones diferentes:

Página principal: permite definir la URL que aparece al abrir el navegador.

Inicio: se usa para decidir si queremos abrir una nueva ventana al iniciar el navegador o preferimos comenzar con las pestañas abiertas de la última vez que lo usamos.

Pestañas: permite cambiar la forma en la que se muestran las pestañas de cada sitio web que visitamos.

Historial de exploración: desde aquí vamos a poder eliminar todo lo relacionado con el historial de navegación, cookies, contraseñas guardadas, información de formularios web, etc. Además, cuenta con la casilla “Eliminar el historial de exploración al salir”, si la marcamos se elimina el archivo de todos los sitios que hayamos visitado al terminar la navegación.

Apariencia: como su nombre indica, podemos cambiar la apariencia del navegador Microsoft Edge, como cambiar su idioma, el color, la fuente y la accesibilidad.

-En Windows 11

En el nuevo sistema operativo de Microsoft el número de opciones se ha reducido notablemente en comparación con su predecesor. Aquí las opciones que tenemos disponible para configurar son:

Historial de exploración: desde aquí, podemos eliminar los archivos temporales, el historial, las cookies, contraseñas guardadas e información de formularios web en Microsoft Edge.

Apariencia: podemos configurar la apariencia de Edge, en aspectos como la accesibilidad, el color, el idioma o las fuentes.

-Seguridad

Desde esta sección vamos a poder configurar el nivel de seguridad al navegar por Internet desde Edge. Aquí encontramos cuatro categorías diferentes como: ‘Internet’, ‘Intranet local’, ‘Sitios restringidos’ y ‘Sitios de confianza’.

Para ello dispone de un contador desde donde podemos establecer cuánto queremos proteger nuestra información, lo cual puede resultar útil para impedir que alguien pueda filtrar información que terceros no autorizados puedan acceder a nuestros datos personales o confidenciales que se encuentren almacenados en el navegador.

-Privacidad

Este apartado nos permite configurar la privacidad del navegador. Con ello vamos a poder impedir el acceso a determinados sitios web, como por ejemplo aquellos que tengan un contenido explícito o que no sean aptos para menores, de manera que podamos proteger a los más pequeños, así como minimizar el almacenamiento de cookies en el sistema. Aquí encontramos dos apartados fundamentales.

Sitios: permite especificar las páginas webs sobre las que siempre o nunca se les permitirá usar cookies, con independencia de la directiva de privacidad que usemos.

Bloqueador de elementos emergente: desde aquí podemos impedir que aparezcan la mayoría de las ventanas emergente de las webs, siempre que tengamos marcado el botón de ‘Activar el bloqueador de elementos emergentes’. También podemos usar el botón de ‘Configuración’ para añadir nosotros personalmente aquellos sitios que queremos se bloqueen las ventanas emergentes.

De esta forma al configurar correctamente esta pestaña nos permite aumentar el nivel de privacidad de Internet Explorer, evitando riesgos mientras navegamos por la Red.

-Contenido

Desde esta pestaña vamos a poder administrar todo el contenido que se muestra en Internet.

Certificados: podemos usar los certificados para las conexiones cifradas y para fines de identificación del navegador a la hora de acceder a determinadas páginas web.

Autocompletar: podemos configurar esta función para que almacene lo escrito en páginas web de forma que pueda anticiparse en futuras ocasiones a lo que queremos escribir sugiriéndonos posibles coincidencias. También nos sirve para administrar toda la información del navegador para completar formularios en línea.

Fuentes: este apartado nos proporciona contenido actualizado de páginas web, el cual se puede leer desde el explorador y otros programas. Podemos configurar la frecuencia con la que se van a descargar fuentes.

-Conexiones

Esta pestaña se encuentra especialmente enfocada a configurar el acceso a Internet, permitiendo establecer la conexión a la red local, ya sea mediante el router o un dispositivo portátil. Además, si fuera necesario podemos agregar tanto un servidor proxy como un servicio VPN que usemos al navegar por Internet.

Bien cabe destacar que este apartado por lo general no tiene demasiada utilidad con respecto a la conexión a Internet, pues ya ésta se realiza de manera automática. Sí que podemos configurar la conexión proxy en caso de que sea necesario.

-Programas

El contenido de esta pestaña es diferente según usemos Windows 10 o Windows 11, por lo que lo trataremos de forma individual para cada uno de ellos.

-En Windows 10

Desde este apartado vamos a poder configurar e instalar programas o complementos en nuestro navegador. Lo extraño es que solo permite administrar Internet Explorer que, si bien, se incluye en Windows 10, lo cierto es ya ni cuenta con soporte por parte de la propia Microsoft. Si por el motivo que sea, lo seguimos usando, podemos usar complemento que nos ayuden a:

•Abrir enlaces.

•Administrar complementos.

•Editor de HTML.

•Seleccionar programas para revisar el correo electrónico.

•Asociar los archivos que queremos que Internet Explorer abra por defecto.

Actualmente, existen navegadores mucho más eficientes como Chrome, Firefox o el propio Microsoft Edge, por lo que el uso de Internet Explorer no es nada recomendado.

-En Windows 11

Como su propio nombre indica, desde aquí vamos a poder asignar programas para ser usados con los servicios de Internet, así como complementos para el navegador. Se divide en dos apartados:

Administrar complementos: podemos habilitar o deshabilitar los complementos de Edge instalados en el sistema.

Programas de Internet: desde aquí vamos a poder elegir el programa que deseamos usar de manera predeterminada para ciertos formatos de archivo. También permite que un archivo siempre esté abierto en un programa determinado, cambiar la configuración de Reproducción automática, así como configurar el acceso y programas predeterminados en el equipo.

-Opciones avanzadas

Es la última pestaña del panel de Opciones de Internet. Se encuentra especialmente diseñada para permitir activar o desactivar funciones del navegador, convirtiéndose en la más completa de cuantas opciones hay disponible. Desde aquí podemos:

•Gestionar accesibilidad.

•Configurar el protocolo HTTP.

•Validar FTP.

•Trabajar con gráficos.

•Acceder a más opciones de seguridad.

•Configurar TLS.

•Administrar elementos multimedia.

Igualmente, desde esta sección es posible deshacer cambios que hayamos realizado en la configuración original del navegador. Cualquier cambio realizado aquí puede ser revertido pulsando el botón de ‘Restaurar configuración avanzada’.

-Formas de acceder a Opciones de Internet

Si queremos acceder al apartado de Opciones de Internet, tenemos diferentes formas de hacerlo tanto en Windows 10 como en Windows 11 para que podamos escoger la que nos resulte más cómoda en cualquier momento.

-En Windows 10

En caso de usar Windows 10 como sistema operativo, podemos hacer uso de cualquiera de estas cuatro opciones para poder acceder al panel de Opciones de Internet.

Desde Internet Explorer: Basta con hacer clic en el icono de Herramientas situado en la esquina superior derecha y que tiene un logo con forma de engranaje. Esto abrirá un menú desde donde podemos seleccionar las Opciones de Internet.

Usa el comando Ejecutar: para lanzar este comando basta con pulsar la combinación de teclas Windows + R. Aquí escribimos inetcpl.cpl y pulsamos la tecla Enter o el botón de Aceptar.

En el Panel de control: basta con abrir el Panel de control y cambiar la vista a iconos pequeños. Dentro de las opciones disponibles hacemos clic en Opciones de Internet para que abra automáticamente.

Con la herramienta de búsqueda: también podemos usar la barra de búsqueda de Cortana, situada junto al menú de Inicio para esta labor. Sólo será necesario escribir “opciones de internet” para que aparezca de entre los resultados de la búsqueda y lo seleccionamos.

-En Windows 11

Si ya tenemos instalada la nueva versión del sistema operativo de Microsoft y queremos acceder al menú de Opciones avanzadas tenemos estas formas de hacerlo:

Con el buscador: basta con pulsar en el icono de Inicio de la barra de herramientas para desplegar su panel. En la parte superior encontramos su buscador donde debemos de escribir “panel de control” y seleccionarlo desde la lista de opciones que nos ofrezca.

Desde el Panel de control: una vez accedamos al Panel de control basta con cambiar la vista a iconos pequeños. Dentro de las opciones disponibles en la segunda columna empezando por la izquierda lo encontraremos y basta con hacer clic.

Usando el comando Ejecutar: para ello basta con pulsar el atajo de teclado Windows + R, escribir inetcpl.cpl y pulsar Enter o en Aceptar.

-Mejorar el rendimiento al navegar por Internet

Desde el panel de Opciones de Internet podemos llevar a cabo diferentes ajustes con las que poder mejorar nuestra experiencia de navegación. Estas son especialmente indicadas si usamos Windows 10 como sistema operativo e Internet Explorer como nuestro navegador habitual.

-Desmarca las casillas de Fuentes y Web Slices

Una vez que accedemos a las Opciones de Internet desde cualquiera de los métodos disponibles pulsamos en la pestaña de contenido. Una vez aquí, dentro del apartado Fuentes y WebSlices pulsamos sobre el botón de Configuración.

Esto nos abrirá una nueva ventana emergente donde debemos de desactivar todas las casillas que se encuentran dentro de ‘Programación predeterminada’ y ‘Opciones avanzadas’.

-Borra archivos temporales y cookies

Ahora pulsamos en la pestaña de ‘General’ a donde nos dirigiremos al apartado de ‘Historial de exploración’. Aquí debemos de borrar todos los archivos temporales y cookies para lo cual pulsamos en el botón de ‘Eliminar’.

Esto nos abrirá una nueva ventana emergente donde debemos de desmarcar todas las casillas que aparecen excepto la de ‘Archivos temporales de Internet’ y ‘Cookies’ que las dejamos marcadas para eliminarlas.

-Revisar los sitios restringidos

Cada vez que adicionamos un sitio registrado a la lista de Internet Explorer, crea una entrada en modo lectura al iniciar el navegador, provocando que se haga más lento. Por ello es interesante acceder a la pestaña de ‘Seguridad’, seleccionamos la opción de ‘Sitios restringidos’ y pulsamos en el botón de Sitios.

Esto hará que se abra una nueva ventana emergente donde veremos todos los sitios restringidos por lo que podemos optar por borrarlos uno a uno o por lotes pulsando en el botón de ‘Quitar’. Una vez terminado pulsamos en Aceptar para guardar los cambios. Al reiniciar el navegador podremos ver que los cambios se han llevado a efecto.