9 de febrero de 2023

Firefox fue el navegador web más popular del 2022

Con algo más de retraso de lo esperado por un error de última hora por el que me disculpo, porque debido a ello se han perdido un número de votos importante, pasamos como siempre a presentar los resultados de nuestra encuesta de fin de año, en la que os preguntamos por vuestro navegador, escritorio y distribución favoritas de 2022. Y como podéis ver, en lo que respecta al navegador, no hay sorpresas que valgan, ¿O tal vez sí?

Antes de comenzar, un par de cosas: a diferencia de otros años en los que hemos presentado los resultados de la encuesta en un mismo artículo o en tres publicados la misma semana, en esta ocasión lo publicaremos en tres artículos, pero a razón de uno por semana. Y en lo que respecta al error, más datos al final del artículo. Ahora procedemos a desvelar y analizar los resultados relativos a los navegadores web, primera pregunta de la encuesta.

Navegadores web 2022

Total, de votos: 2.175

1). Firefox (1.167 votos, 53,7%)

2). Chrome (369 votos, 17%)

3). Brave (282 votos, 13%)

4). Microsoft Edge (103 votos, 4,7%)

5). Vivaldi (102 votos, 4,7%)

6). Opera (76 votos, 3,5%)

7). Chromium (57 votos, 2,6%)

8). Otro (19 votos, 0,9%)

Lo cierto es que, si comparamos los resultados de esta encuesta con los de la del año pasado, decir que no hay sorpresa es quedarse cortos, porque el ránking es exactamente el mismo que en 2021. Firefox gana, sí, porque Firefox siempre gana por estos lares; pero es que el orden de los navegadores que le sigue es idéntico, ni uno se mueve de su sitio, lo cual es significativo. Y, sin embargo…

Hay una pequeña sorpresa en estos datos: Firefox, tras años en ligero declive, es el bastión cuasi irreductible del navegador de Mozilla por convicción, pero sobre todo por costumbre e inercia, recupera el aliento. Firefox no solo sigue siendo el número uno, sino que aumenta su cuota y vuelve a superar el 50% de los votos, que se dice pronto.

Firefox arrasa sin parangón y si bien los motivos de su popularidad se entienden por las razones dadas y, en menor medida, por alguna otra, el repunte que ha experimentado el navegador de Mozilla en 2022 puede sostenerse perfectamente en una mejora paulatina que mi compañero Eduardo Medina condensaba en este artículo de opinión a mediados de año, pero que ha ido a más. Y lo corroboro yo mismo: Firefox está en un momento excelente. Las cosas como son.

Claro que, si hablamos en claro, valga la redundancia, cabe señalar que el segundo de la lista, el omnipresente Chrome, está al mismo nivel a incluso mejor en según qué aspectos, aunque es cierto que para algunos usuarios de Linux el soporte tecnológico de Firefox es más avanzado. Curiosamente, Chrome ocupa la segunda posición de la tabla siendo un navegador privativo, cuando hay otras opciones. Por otro lado, ni multiplicando por tres los votos que ha recibido alcanzaría a Firefox…

En tercer lugar, está Brave, el navegador libre basado en Chromium más popular del momento, aunque ni aun así ha podido todavía superar a Chrome. Que ya podía hacerlo, siendo, de los derivados de Chromium, el más apegado y compatible con la forma y fondo de Chrome, ofreciendo a cambio una privacidad muy superior. No obstante, si este año Chrome cae un par de puntos con respecto al anterior, Brave solo cae uno. En ambos casos, el pasado 2022 supuso su estreno en Flathub.

Microsoft Edge es el siguiente en la lista y, bueno, no se le puede negar la calidad al navegador de Microsoft, aunque podía mejorar su soporte en Linux, al menos en lo que concierne a su instalación y mantenimiento. Sea como fuere y se deba a los usuarios que usan arranque doble con Windows y Linux o no, aunque es lo más probable, lo que no parecía tener hueco en Linux por venir de donde viene, vaya si lo tiene.

Vivaldi, más que un mero navegador, es una completa suite de Internet a la vieja usanza que, por su naturaleza privativa y su enfoque en determinado tipo de usuarios, no termina de conseguir el mismo éxito que otros. Pese a ello, ha ido creciendo poco a poco y ya casi está a la par de Microsoft Edge, que no está mal. Y lo mismo se puede decir, pero al revés, de Opera: la otrora navaja suiza de Internet lleva unos años de capa caída, derivada más por una dirección cuestionable que por los propios méritos del navegador, que los sigue teniendo… Aunque también es privativo.

Por último, un Chromium venido muy a menos, pero todavía presente en los repositorios de prácticamente todas las distribuciones, sigue arañando algunos votos entre quienes usarían Chrome, de no ser privativo. Y para rematar, la opción de «otro», más sencilla de analizar en esta categoría por la insignificante cuota de representa y que por algunos comentarios sueltos que mencionan a Iceweasel, LibreWolf o Waterfox, todos derivados de Firefox, se puede imaginar uno por dónde van los tiros.